GEOGRAFÍA HUMANA

Waorani (idioma: Wao-terero)

Waorani

Woarani en wao-terero significa "la gente". A pesar de que el origen del pueblo Waorani aún está en discusión por parte de los expertos, se sabe por registros históricos y actuales, que este pueblo ocupó hasta los años 1960 -cuando iniciaron los primeros contactos- una extensa zona ubicada entre los ríos Napo al norte y Curaray al Sur, y entre las zonas colinadas al occidente (hoy ocupadas por las vías Los Zorros y Auca) y al oriente (hoy cercanas al límite con Perú).

Los diversos registros de historiadores y misioneros como Alejandro Labaka, Miguel Ángel Cabodevilla, Santos Ortiz de Villalba, y algunos etnógrafos y antropólogos locales los describen como una cultura semi-nómada - semi-agrícola que habitaba principalmente sobre las colinas de los bosques de tierra firme (no inundables) del Yasuní, donde cazaban únicamente animales de altura (monos y aves) y que complementaban su dieta con semillas y frutos del bosque. Los cambios de lugar de asentamiento se daban de manera estacional o coyuntural (por ejemplo, al aparecer una epidemia) dentro de un territorio claramente definido y defendido.

Esta cultura no tenía una estrecha relación con los ríos y lagunas, por lo que no desarrolló la habilidad de fabricar canoas, aunque las mujeres fabricaban hábilmente algunas herramientas de pesca para abastecer períodos especiales de dieta (embarazos y algunas enfermedades). Además, las semillas de chonta recogidas en el bosque y dispersas en áreas seleccionadas del territorio, sumadas a pequeñas chakras de yuca sembradas cerca de sus viviendas familiares, daban señales de un elemental acercamiento a la agricultura.

Los primeros registros históricos documentados antes del contacto del Instituto Lingüístico de Verano a finales de los 1960´s hacen eco de eventos sucedidos entre los años 1890-1920, cuando los caucheros barrían el territorio amazónico e ingresaron al Yasuní acompañados de nativos Záparos, quienes evidenciaron la presencia de "tribus salvajes" con las que mantuvieron enfrentamientos.

Durante los años posteriores, aumentaron las interacciones en su mayor parte violentas entre los Woarani y los colonos, indígenas y visitantes foráneos de la zona, pues los Waorani defendían su territorio, y a la vez ocupaban zonas abandonadas por otros grupos indígenas que iban siendo sometidos o aniquilados.

Bajo un acuerdo estatal para "pacificar" a los "salvajes", en 1968 el Instituto Lingüístico de Verano (ILV) ocupaba cerca de 1.600 km² en el sector occidental del territorio para la creación de un Protectorado que reuniría a todos los grupos Waorani para facilitar su "inserción" a la sociedad, así como su evangelización. Se generó un proceso de reducción (en términos geográficos pero también humanos, pues las enfermedades eliminaron a una buen parte de la población) que terminó en la integración de cerca de 525 Waoranis. Esta reducción empezó a desintegrarse en 1972, cuando Wiñame y Dabo junto a los suyos rompen la reducción y se instalan por su cuenta en Dayuno (Cabodevilla, 2010).

En la década de 1980, se adjudicó a la nacionalidad Waorani 66.570 has en Tihueno. Siete años más tarde se complementó esta adjudicación inicial con 612.650 has adicionales, distribuidas en aquel entonces, entre las provincias de Napo y Pastaza. Las 679.220 has actualmente adjudicadas al pueblo Waorani son conocidas como la Reserva Étnica Waorani.

El contacto con el mundo occidental y la evangelización redujeron drásticamente los eventos violentos entre los Waorani contactados y otros indígenas, colonos, y demás visitantes de la zona; sin embargo, los conflictos inter-clánicos se mantienen hasta el día de hoy entre algunas familias Waorani, los miembros del clan Tagaeri, y los grupos Taromenane no contactados.

La forma de vida de los Waorani se sigue basando principalmente en la caza y la recolección, aunque algunos incursionan en actividades agrícolas, pecuarias y la pesca. Fuera de sus comunidades, la mayor fuente de empleo (principalmente para los hombres) son las compañías petroleras, donde trabajan como macheteros, cuidadores y controladores de cuadrillas. En los últimos años, algunas comunidades están involucradas en actividades turísticas (Rivas, Alex y Lara Rommel, citado por Villaverde, et al., 2005) y en pequeños emprendimientos muy exitosos como la venta de artesanías.

Dentro del Parque Nacional Yasuní se encuentran las comunidades de Guiyero, Ahuemuro, Kawimeno (Garzococha), Bameno, Boanamo, Omakaweno, Peneno y Tobataro, las comunidades dentro de la Reserva Étnica Waorani cercanas al Yasuní son Dicaro, Ñoneno, Dicapare, Bataboro, Caruhue, Tagaeri, Quehueire-Ono, Nenquipari, Cacataro, más algunos Waorani dispersos con asentamientos únicos en las cercanías de la Vía Maxus.

Fuente:

-Ministerio del Ambiente; Fondo para el logro de los ODM. 2008. Línea base del Programa para la Conservación y el Manejo Sostenible del Patrimonio Natural y Cultural de la Reserva de la Biosfera Yasuní. Quito, Ecuador.

-Rivas, A; Lara, R. 2001. Conservación y petróleo. Un acercamiento al caso Waoraní. Ediciones Abya-Yala. Quito, Ecuador.

-Villaverde, X, Ormaza F; Marcial V; Jorgenson J. 2005. Parque Nacional y Reserva de Biosfera Yasuní, Historia, Problemas y Perspectivas. Editorial Fondo Ecuatoriano Populorum Progressio, FEPP y Wildlife Conservation Society, WCS. Quito, Ecuador.

-Labaka. A. 2012. Crónicas Huaorani. CICAME. Orellana, Ecuador.

-Cabodevilla, M. 2004. El exterminio de los pueblos ocultos. Vicariato Apostólico de Aguarico. Orellana, Ecuador.

-Fuentes B. 1997. Huaomoni, Huarani, Cowudi. Una aproximación a los Huaorani en la práctica política multi-étnica ecuatoriana. Ediciones Abya-Yala. Quito, Ecuador.