En el Yasuní se descubre una de las seis únicas colonias de garza agami que existe en el mundo

El Ministerio del Ambiente, a través de la Jefatura del Parque Nacional Yasuní, realizó durante más de ocho meses el monitoreo biológico de una colonia de la garza agami, que fue descubierta por técnicos y guardaparques en la zona de la laguna Batelón al extremo nororiental del área protegida.

Esta colonia de la garza agami es una de las seis que existen en el mundo, por eso la importancia de realizar un estudio que permita conocer el comportamiento reproductivo, el proceso de anidación y crianza de la especie. Para Gabriel Maldonado, técnico responsable del monitoreo, "esta investigación aporta significativamente para conocer el estado de conservación no solo de la especie sino de los ecosistemas que se encuentran alrededor. Además, se ha levantado información nueva sobre la forma de apareamiento de la garza, sus hábitos de cortejo, distribución y temporalidad", esta es una contribución que el Parque Nacional Yasuní hace a la comunidad científica a nivel mundial.

Los resultados del monitoreo se enmarcan en la obtención de datos relacionados con la construcción de nidos, eclosión de huevos, crianza de polluelos y comportamiento de pollos adultos. En el 2018 se registraron más de 600 garzas agami que también fueron monitoreadas por la noche para conocer su conducta nocturna e interacción con los depredadores naturales.

La garza agami tiene una morfología esbelta y un cuello alargado, el deslumbrante color de su plumaje le ha merecido el sobrenombre de garza colibrí. Es un ave que está considerada como vulnerable por Birdlife International y se encuentra en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Es un ave poco conocida desde el punto de vista científico por lo que es considerada una verdadera joya para los ornitólogos.

Es indispensable continuar con el estudio de la garza agami a largo plazo, para esto el Ministerio del Ambiente extiende una invitación a la comunidad científica, a la academia y las organizaciones internacionales para aunar esfuerzos que permitan el conocimiento más profundo de la especie y así garantizar su conservación.